DOCUMENTO Página anterior

Reflexión sobre la acogida de las personas en la Iglesia

FÓRUM JOAN ALSINA
 

  En el documento “Perfiles de la Iglesia que estamos construyendo”que hicimos público en enero del 2002, hay unas afirmaciones en las que quisiéramos ahora profundizar y comentar más detenidamente:

- “Es necesario asegurar dentro de la Iglesia el ejercicio real de todos los derechos humanos, tanto pa-ra los hombres como para las mujeres, sin excepción. Solo entonces estaremos legitimados para exigirlo de puertas afuera”.

- Como consecuencia, la Iglesia debe promover, dentro de ella misma, el respeto a las personas que se encuentran en situaciones familiares canónicamente irregulares”.

También dice que queremos iluminar nuestras inquietudes pastorales y las de nuestras comunidades con las enseñanzas del Concilio Vaticano II. Las primeras palabras de la “Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual” abren la puerta para estas reflexiones, que ofrecemos a todos los que se sienten llamados a creer en Jesucristo y a construir su Reino:

“Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez los gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los dis-cípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón [...?. La Igle-sia por ello se siente íntima y realmente solidaria con el género humano y con su historia [...?. No im-pulsa a la Iglesia ninguna ambición terrena, sino que sólo desea una cosa: continuar, bajo la guía del Espíritu, la obra misma de Cristo, quien vino a este mundo para dar testimonio de la verdad, para sal-var y no para condenar, para servir y no para ser servido”.

Cuando intentamos llevar a la práctica estas propuestas tan apasionantes, lo que más nos conmueve son las mil caras que adopta el sufrimiento de los hermanos/as y la complejidad de las causas que lo producen. Y una de las constataciones que más nos desgarra es darnos cuenta de que algunas de estas causas tienen su origen en la intransigencia y en la incapacidad práctica de las instituciones para es-cuchar, acoger y curar las heridas de las personas que acuden a ellas precisamente para eso, confian-do en las palabras que predican. La Iglesia, que tendría que ser la primera en evitar esta frustración, también cae en el mismo pecado.

Como compañeros de camino y miembros de un mismo cuerpo, frecuentemente compartimos el desga-rro de muchas personas que creen en Jesús, que se afanan por construir su Reino y por vivir en comu-nión con su pueblo, pero que tropiezan contra la Ley, que agosta y mata al espíritu. Las situaciones incluidas en esta crisis son muy variadas; los ámbitos donde, posiblemente, se manifiesten con más crudeza son:

. Las muchas parejas casadas “por la Iglesia” que terminan abandonando su proyecto de vida en co-mún y quieren rehacerlo con otra persona,

. los avances científicos que favorecen nuevas formas de fecundidad controlada y asistida,

. las personas que eligen una relación y/o convivencia homosexual,

. las mujeres deseosas de que se les reconozcan su dignidad y capacidad para asumir todas las funcio-nes ministeriales.

A la hora de dar una respuesta compasiva (que “padece-con”) y esperanzada a estas inquietudes, bus-cándola a partir de la Noticia Gozosa, vemos que el motivo principal de los repetidos enfrentamientos entre Jesús y los fariseos es, precisamente, la insumisión a las leyes consideradas como divinas, espe-cialmente la del descanso sabático, la más sagrada de todas. Jesús cura, consuela y proporciona ali-mento hasta cuando la Ley lo prohíbe, y la quebranta siempre que está en juego la curación de alguna lacra humana. No lo hace a escondidas y como de soslayo, sino que proclama una y otra vez, con au-daz contundencia, que “el hombre no está hecho para la Ley, sino la Ley para el hombre”, que “Dios prefiere la misericordia al sacrificio” y que “son los enfermos quienes necesitan al médico y no los que se creen estar sanos”. Su actitud a favor de las personas es tan nítida que se convierte en la principal acusación del Sanedrín: “Se ha hecho superior a la Ley y anima al pueblo para que no la cumpla”.

Los episodios concretos en que, apartándose de la Ley, Jesús se acerca a las personas impuras y proscritas para echarles una mano y empujarles a salir del bache son muy numerosos y significativos: Ma-teo y los publicano, Zaqueo, la samaritana al borde el pozo, la mujer acusada de adulterio, la prostituta que derramaba lágrimas sobre sus pies, leprosos, endemoniados... No hay ningún caso en el Evangelio de personas que, habiendo acudido a Él con corazón sincero, les haya cerrado los brazos y les haya despedido con un “que Dios te ampare; tu sufrimiento no tiene solución”. La parábola del Padre misericordioso, igual que muchas otras, ratifica la clave de esta conducta innegociable: ni tiempo le da al hijo para que abra la boca; sólo está impaciente por abrazarlo y cubrirlo de besos.

De todo ello se desprende, como dice el Vaticano II, que la Iglesia, que somos todos los hombres y mujeres de buena voluntad que Dios ha reunido en un solo pueblo, no tiene otra misión que la de Jesús.
El horizonte de los cristianos ha de ser continuar lo que el Maestro comenzó y que nos encomendó: anunciar la Buena Noticia del Reino, un Reino que ya está aquí, que vamos construyendo con la fuerza del Espíritu, cuidando de hacer nuestras sus actitudes y prioridades. Nuestra única misión es la de continuar extendiendo como Él y con Él, no sólo la Buena Noticia entendida como una doctrina, sino buenas noticias para el mundo, un mundo que ahora tiene más sed que nunca.

Por lo tanto, estaría bien no perder nunca de vista la utopía e irnos acercando a ella a través de eta-pas intermedias, que tenemos más al alcance:

1) Lenguaje respetuoso: Abandonar totalmente del lenguaje cualquier calificación despectiva o que incluya connotaciones relacionadas con el pecado, referidas a persona y grupos que viven experiencias que no se ajustan a normativas establecidas por tradición ancestral más que por propuestas evangélicas.

2) Otros proyectos de vida en común: Reconocer, con cordura, el valor de las opciones no sacramentales para vivir en pareja estable, especialmente la del matrimonio civil, sin hurgar en circunstancias que pertenecen a la intimidad inviolable de las personas o a su personalidad diferenciada. Ofrecerles también la posibilidad de celebrar su compromiso de donación mutua mediante algún rito que exprese y signifique la bendición del Padre que los convida, como a todos los hijos e hijas, a participar y a dar testimonio de su amor. Por lo tanto, es injusto e inhumano excluirlos de la vida sacramental o de cualquier acto cultual.

3) La sexualidad, expresión del amor: Repensar la sexualidad como expresión del amor, abierta a la paternidad responsable, contando con los medios técnicos que la refuerzan y asisten. Evitar que gru-pos ideológicos, religiosos o no, impongan sus particulares dictados morales. Respetar la autonomía de la ciencia y de la sociedad civil.

4) Acogida sin discriminaciones: Dar cabida dentro de las comunidades, guiadas por una atrevida prudencia, a todas las personas que estén sinceramente bien dispuestas para desarrollar en ellas tareas de servicio y de promoción, sin tener en cuenta los aspectos que muchos califican, hipócritamente, como irregulares. No menospreciamos el riesgo de escandalizar, pero la audacia de los nuevos valores de una sociedad pluralista impulsan hacia un futuro diferente.

5) Completa igualdad de la mujer: Reconocer la plena igualdad de la mujer en la Iglesia y sus derechos inalienables para participar en ella sin ningún tipo de restricciones, de acuerdo con la Declara-ción Universal de los Derechos Humanos.

6) Anulaciones y disoluciones matrimoniales: De acuerdo con los signos de los tiempos, poner de relieve la dimensión significativa del amor sacramental y adecuar los supuestos de nulidad y disolución del matrimonio a las nuevas realidades y a los nuevos conocimientos científicos y psicológicos. Priorizar la atención a las personas y su realidad con actitud abierta, comprensiva, respetuosa y facilitar el camino hacia una disolución de los vínculos matrimoniales. Reconocer y respetar la validez de la nueva situación elegida, de forma que las parejas puedan rehacer sus vidas y disfrutar en paz de un nuevo es-tado elegido libremente.

Entendemos que este tema es complejo y que tiene muchas facetas que solamente podemos insinuar aquí. Reconocemos que merece y necesita un debate más extenso y en profundidad.
 

 Fórum Joan Alsina, Abril de 2004