TEXTO
Página anterior
Documento base de la corriente Somos Iglesia

Campaña de la corriente
Somos Iglesia para 1998

POR UNA IGLESIA CONSECUENTE CON LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS
- Este documento debe considerarse como un instrumento para simbolizar nuestra unión y nuestro compromiso con una manera de ser y de hacer Iglesia. Es, en cualquier caso, un punto de partida para la reflexión y una guía para orientar los debates en el marco de la campaña de 1998

Nosotros y nosotras hombres y mujeres que nos sentimos parte de la Iglesia de Jesús, nos unimos a todos aquellos que en 1998 celebrarán el 50º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Desde la fe en el Evangelio trabajamos cada día para que nuestra Iglesia se entregue plenamente a la defensa de la dignidad humana, pero en ella todavía existen instituciones, normas y comportamientos que contradicen tal compromiso.

A esta celebración queremos aportar un decidido esfuerzo por seguir construyendo una Iglesia consecuente con la defensa de los Derechos humanos. Simbólicamente, dejaremos constancia de ello firmando el presente manifiesto.

Como cristiano/a me comprometo a seguir construyendo:

  1. Una Iglesia solidaria y testimonialmente pobre, seguidora del mensaje de Jesús y comprometida con la liberación de los empobrecidos, oprimidos y excluídos del mundo.
  2. Una Iglesia de hermanos y hermanas en la que mujeres y hombres tendremos la posibilidad de acceder en igualdad de derechos a cualquier ministerio al servicio de las comunidades.
  3. Una Iglesia participativa y democrática en la que todos y todas, a través de las iglesias loca1es, podremos participar en la elección de nuestros ministros y ministras.
  4. Una Iglesia en la que el celibato será fruto de la libre elección personal, sin que constituya norma de obligado cumplimiento para nada, ni para nadie.
  5. Una Iglesia en la que la sexualidad se valorará de forma positiva, como una dimensión más del ser humano, abierta en sus posibilidades y expresiones, sean hetero u homosexua1es, y que reconozca la capacidad de decisión en base a la conciencia personal.
  6. Una Iglesia que no amenaza, ni excluye a nadie, acogedora y comprensiva, con un mensaje basado en el Amor de Dios a sus hijos e hijas y en la gran llamada a vivir en comunidad y construir fraternidad.
  7. Una Iglesia comprometida con la defensa de la Naturaleza - Creación de Dios- y el respeto al medio ambiente.
  8. Una Iglesia multicultural e inculturada en la que la diversidad de imágenes, lenguajes y expresiones de la Fe nos enriquecerán y ayudarán a encontrar nuevos caminos para acercarnos a Dios.
  9. Una Iglesia comprometida con el ecumenismo y en un proceso de encuentro con otras religiones a través de las que también se nos revela Dios.
  10. Una Iglesia abierta a trabajar codo con codo con personas y grupos sociales que, aún partiendo de concepciones diversas, nos encontramos sinceramente en la lucha por la justicia social, la paz, la libertad y la felicidad para todos los seres humanos.


Enlace con la página de Somos Iglesia