Laicos
 -
 
 
 INFORMACIÓN Y OPINIÓN
 
La otra cara de los curas españoles
El 63% cree que la Iglesia católica debería renunciar a la financiación del Estado "para ser mas libre"; el 52,7% pide el celibato opcional y el 41,3% ve bien la ordenación de mujeres

JUAN G. BEDOYA
 

La visión de los españoles siempre detrás de los curas -"unas veces con un cirio, otras con un palo", malició Pío Baroja- tiene fundamento con las encuestas en la mano: la inmensa mayoría de los nacidos se bautiza católico, los matrimonios eclesiásticos superan con creces a los civiles y son legión los entierros en cementerio consagrado. Pero los curas parecen invisibles en la sociedad moderna. ¿Qué piensan? ¿Ven al Gobierno con la misma acritud que sus obispos? ¿Son de derechas? ¿Cuál es su posición ante el celibato o el sacerdocio femenino?

La revista 21rs, editada por la congregación de los Sagrados Corazones desde 1918 -hasta hace poco con el nombre de Reinado Social-, realizó en febrero una encuesta entre el clero diocesano para conocer a fondo cómo son los curas. Realizada por Taiss Investigación, los resultados fueron presentados ayer en la Asociación de la Prensa de Madrid por el superior en España de la citada congregación, José Ignacio Moreno; el coordinador del estudio, el sociólogo Luis Fernández Vilchez, y la redactora jefe de la revista, María Ángeles López Romero.

En síntesis, los curas españoles no obedecen al tópico: vestidos de negro, siempre severos pero bien comidos ("vives como un cura", decía el refrán), y formando parte de los poderes fácticos. Según la encuesta que publica en su número de abril la revista 21rs, los sacerdotes actuales, unos 20.000, "ya no viven como curas", visten de calle, se sienten orgullosos de su vocación, se sitúan políticamente en el centro, sufren de soledad y piden el celibato opcional. En materia económica, la mayoría lamenta que los obispos pidan dinero al Estado porque pierden libertad.

Estas son algunas de las conclusiones de la encuesta.

- El celibato opcional. El clero está muy dividido frente al eterno problema del celibato. El 52,7% de los encuestados cree que el celibato debería ser opcional, frente al 47,3% que se decanta por dejar el celibato obligatorio. Según Fernández Vilchez, "las razones de los partidarios del celibato opcional son más consistentes que las de los que optan por su obligatoriedad". Los primeros se basan sobre todo en que es "un carisma", "una norma no impuesta por Jesús". Los segundos aducen que el celibato obligatorio "facilita la entrega exclusiva a la misión" y que "es positivo en la experiencia de la Iglesia".

- Sacerdocio de la mujer. Gana el no al sacerdocio femenino por un margen ajustado: 58,7% frente al 41,3%. Eso quiere decir que, pesar de ser una cuestión "oficialmente cerrada y zanjada" por la jerarquía romana, cuatro de cada 10 curas españoles ven bien el sacerdocio de la mujer.

- El dinero público. Los curas quieren una Iglesia autofinanciada. Por la libertad. Dos de cada tres (63%) dice que "la Iglesia debería autofinanciarse y renunciar a la financiación del Estado, para ser más libre". El tercio restante (23,3%) cree que la financiación del Estado es "justa por lo que la Iglesia aporta a la sociedad".

- La mala imagen. ¿Por qué la gente quiere a sus curas, pero no a la Iglesia en general? La mala imagen de la institución se debe a factores que se superponen: "La gente que opina de la Iglesia lo hace sin conocimiento de lo mucho y positivo que hace"; "a menudo, al contestar las encuestas, la gente está pensando en la jerarquía eclesiástica"; "por la falta de testimonio de los creyentes"; "la gente habla en términos generales, no de los curas concretos a los que conoce y valora"; "se debe al laicismo".

- De centro-derecha. A los curas les cuesta definirse políticamente. "Se confunde 'no meterse en política' con 'no tener opinión política' o no manifestarla. También hay un intento de situarse por encima del bien y del mal", dice Fernando Vílchez. Lo cierto es que el 38,3% de los encuestados optó por no definirse. La mayoría de los que sí respondieron se sitúa en una franja que va desde el centro-derecha a la derecha (31,1%), seguida de cerca por los que se declaran de centro-izquierda o izquierda (28,5%).

- Cómo se ve a Zapatero. Como muchos de sus obispos, la mayoría de los curas (61,5%) se atiene al discurso dominante: "El Gobierno de Rodríguez Zapatero es anticlerical y laicista". Pero el 24,8 % cree que "no actúa de forma diferente a otros gobiernos de la democracia"; un 8,5% dice que trata "correctamente" a la Iglesia e, incluso, un 5,2% dice que la trata "con respeto y hasta con generosidad".
 

EL PAÍS, 29/03/2007
 
 
 -