Laicos
 -
 
 
 INFORMACIÓN Y OPINIÓN

La Iglesia anglicana de Inglaterra planea ordenar a la primera obispa antes de 2012
Medio centenar de prelados debaten un texto con la propuesta durante esta semana 

LOURDES GÓMEZ  -  Londres
 

El Reino Unido podría confirmar a la primera obispa anglicana para el 2012, de acuerdo con un documento eclesiástico. El informe, de 69 páginas, propone una vía práctica para incorporar a la mujer al obispado pese a la oposición de un sector amplio de la comunidad. El informe es objeto de debate en una reunión que los obispos de la Iglesia de Inglaterra celebran esta semana en Leeds, al norte del país. Sus conclusiones se presentarán ante el Sínodo General, en Londres, el próximo mes. Un 12% de los sacerdotes anglicanos son mujeres.
La Iglesia de Inglaterra confirmó ayer la existencia del documento filtrado al diario The Times, cuyo contenido ultiman los cerca de 50 obispos reunidos esta semana en Leeds. El encuentro es privado y a puerta cerrada pero, de acuerdo con un portavoz eclesiástico, gira en torno a la conflictiva cuestión de la elevación de la mujer al obispado. Las resoluciones alcanzadas por el grupo de obispos se someterá a debate en el Sínodo General, órgano de gobierno de la Iglesia anglicana, previsto en Londres, entre el 6 y 9 del próximo mes.

 El documento será publicado el próximo lunes. Mientras tanto, The Times publicó ayer algunas de sus más explosivas revelaciones en torno a las vías prácticas para incorporar a la mujer al obispado. De acuerdo con el rotativo, el Reino Unido tendrá su primera obispa en 2012 pese a la oposición de un sector amplio de la comunidad anglicana. La iglesia aún no ha visto curar la divisoria cicatriz de la decisión del Sínodo General de noviembre de 1992 que permitió a las mujeres acceder al sacerdocio.

 La primera ordenación se efectuó en la catedral de Bristol, el 12 de marzo de 1994, y hoy ejercen unos 400 sacerdotes femeninos, equivalentes al 16% de los clérigos de la Iglesia de Inglaterra. Pero, también, más de un millar de las 13.000 parroquias anglicanas del Reino Unido han aprobado desde entonces resoluciones vetando el nombramiento de pastoras en sus sedes.

 El Sínodo encargó al llamado grupo Guildford la elaboración de un informe, esta vez más práctico, sobre la incorporación de la mujer al obispado. Éste es el documento que ultiman en secreto los obispos en su reunión de Leeds y cuyas conclusiones pueden agudizar las divisiones entre liberales y tradicionalistas anglicanos.

 Los primeros defienden que la mujer es igual al hombre a los ojos de Dios y que, tras una década de sacerdocio, está suficientemente preparada para cumplir las funciones y asumir las responsabilidades del obispado. En el sector contrario, se cuestiona el papel de la mujer en las sagradas escrituras, el riesgo a dañar las relaciones ecuménicas y se advierte contra la apertura de un tema tan conflictivo cuando el anglicanismo aún no ha dado solución a la ordenación de pastores homosexuales.

 Un informe previo de los obispos reconoce la gravedad de la escisión: "Falta consenso en el tema del ministerio sacerdotal de la mujer. Hay una oposición fuerte que no ha disminuido. Las divisiones se mantienen y no hay signos de que vayan a dejar de existir", reza el documento encargado por el Sínodo a un comité de eclesiásticos presidido por el obispo de Rochester, Michael Nazir-Ali. El comité lleva cuatro años estudiando el tema polémico, sin haber llegado a tomar partido a favor o en contra de la consagración de las obispas.
 

EL PAÍS  -  Sociedad - 10-01-2006 
 
 
 -