Laicos
 -
 
 
 INFORMACIÓN Y OPINIÓN

Blázquez cree "un atrevimiento" que se llame matrimonio a las uniones gay
Las mujeres no llegarán a ser sacerdotes en la Iglesia católica, asegura

EL PAÍS  -  Madrid
 

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, calificó ayer de "un atrevimiento excesivo" el denominar matrimonio a las uniones entre parejas homosexuales. En una entrevista de Iñaki Gabilondo emitida en la cadena de televisión Cuatro, Blázquez hizo un repaso de la postura de la Iglesia en cuestiones como las reformas del Gobierno, la situación en el País Vasco, la participación de obispos en manifestaciones y la cadena Cope.
"Las relaciones de la Iglesia con el Gobierno son correctas", manifestó el presidente de los obispos. Sin embargo, la Iglesia no comparte algunas medidas puestas en marcha por Ejecutivo como los matrimonios gays: "La salvaguarda de la identidad del matrimonio es una cuestión no sólo eclesiástica, sino de la cultura universal, de milenios. Intentar definir de nuevo el matrimonio me parece un atrevimiento excesivo".

 La postura de Blázquez fue rotunda: "El matrimonio es entre personas de distinto sexo. La Iglesia opina que el matrimonio es la unión estable por amor, no por conveniencia, entre un varón y una mujer para la mutua complementariedad y para la reproducción". Blázquez distinguió entre "la tendencia homosexual", "los actos homosexuales" y "la aceptación de lo que se puede llamar la ideología homosexual".

 Sobre la postura de la Iglesia católica sobre la ordenación de mujeres sacerdotes u obispas, Blázquez "no cree" que se llegue a producir. El presidente de la Conferencia Episcopal recordó que dos Papas, Pablo VI (en 1976) y Juan Pablo II (en 1994) plantearon este tema y ambos concluyeron lo mismo: "La Iglesia no se siente autorizada a conceder el ministerio sacerdotal a las mujeres. Para la Iglesia la palabra de Nuestro Señor es vinculante".

 También planteó Iñaki Gabilondo al entrevistado el conflicto por la enseñanza de la religión en las escuelas y la necesidad que se plantea de crear una asignatura alternativa para los estudiantes que no escojan esa enseñanza confesional. Blázquez considera que "la clase de religión es como una especie de teología en pequeño formato y es necesario conocer lo que hacemos y lo que significa para orientarnos en el mundo". "Se trata de una enseñanza sobre la fe, no propiamente de transmitir la fe", añadió.

 En cuanto a la oposición de la Iglesia al uso de los preservativos y la posibilidad de que suavice esta postura, el presidente de los obispos señaló que "la educación de los adolescentes y de los jóvenes es muy importante que se haga descubriendo el valor personal de la sexualidad, no cediendo a cualquier impulso, porque hay cesiones que nos realizan y cesiones que nos perjudican".

 Ricardo Blázquez defendió además que los miembros de la Iglesia puedan manifestarse en la calle para mostrar sus opiniones en protestas convocadas por otros ciudadanos. Blázquez, que es obispo de Bilbao, apoyó enérgicamente la paz en el País Vasco: "Sólo a través de la renuncia inequívoca a la violencia vamos a entrar en el cambio de la pacificación", señaló. Y aseguró que "no le consta" que nadie la Iglesia haya mediado con terroristas.

 Ante las declaraciones de algunas organizaciones sociales sobre la presuntos obstáculos que tiene actualmente la Iglesia, Blázquez manifestó que "no está siendo perseguida". "Tenemos dificultades para transmitir el mensaje cristiano en nuestra sociedad", aseguró a continuación Blázquez.
 

EL PAÍS  -  Sociedad - 12-01-2006 
 
 
 -