Laicos
 -
 
 
 INFORMACIÓN Y OPINIÓN

El islam crece a hurtadillas
Los inmigrantes musulmanes recurren a imanes voluntarios y locales variopintos para rezar

Información de Manuel Planelles, María José López Díaz, Fernando Valverde, Javier Martín-Arroyo, Lucía Vallellano, Ginés Donaire, Cándido Romaguera.  -  Sevilla
 

En Andalucía hay 74 grupos musulmanes identificados con un lugar "abierto al rezo", según la Junta Islámica, que preside Mansur Escudero. La cifra duplica la registrada por el Ministerio de Justicia, que contabiliza en Andalucía a 36 entidades islámicas. La disparidad revela el profundo desconocimiento existente alrededor de los musulmanes establecidos en la comunidad.

 Mansur Escudero sostiene que ninguno de los 74 grupos que tienen censados se puede calificar como radical y violento. "No existen los grupos, sino personas más o menos abiertas", afirma. Escudero alerta del peligro de caer en el error de identificar fundamentalismo con terrorismo: "Que algunos defiendan planteamientos más cerrados no significa que estén fuera de la legalidad; aunque no lo comparta, tengo que respetarles igual que respeto a los católicos que mantienen posturas más cerradas".

 - Córdoba. Mezquitas como tales hay dos: una en Pedro Abad, perteneciente a una corriente pakistaní que no está reconocida dentro de la ortodoxia musulmana al considerar que después de Mahoma hubo otro profeta, y otra en la capital conocida como la del Morabito, un pequeño edificio construido por las tropas franquistas durante la Guerra Civil para que los soldados marroquíes pudieran realizar sus rezos. Respecto a la elección del imán en cada lugar de oración, Mansur Escudero sostiene que "hay tantos imanes como musulmanes". Es decir, el islam no tiene una estructura clerical tan perfilada como ocurre en la religión católica. "El imán es sólo la persona que dirige los rezos y puede ser cualquiera, aunque normalmente suele ser alguien respetado o con amplios conocimientos del Corán", afirma el presidente de la Junta Islámica, que tiene su sede en Almodóvar del Río. En las mezquitas financiadas por Arabia Saudí sí existen imanes "profesionales", elegidos por quienes financian la mezquita.

 - Almería. Para el consulado de Marruecos no existe ninguna mezquita en la provincia, sino locales que la comunidad utiliza para diferentes actividades entre las que también se encuentran los rezos. Según el vicecónsul, Ibrahim Ajouli, la situación que se da en Almería es similar a la de países como Alemania, Noruega, Holanda o Dinamarca. "Allí tampoco hay mezquitas. Son locales que los miembros de la comunidad musulmana alquilan y luego utilizan como lugar de culto y de reunión, como si fuera una asociación. Nosotros sólo reconocemos a 9 asociaciones de este tipo en Almería y en todas ellas los imanes son voluntarios y elegidos por los propios integrantes de la asociación. Nosotros no los reconocemos como imanes", explica. De hecho, durante el Ramadán la Administración marroquí "envía" un imán profesional, solicitado por las asociaciones. "Puede ser un profesor de islam. Hay que tener en cuenta que en una mezquita verdadera suele haber tres personas: una para la oración de los viernes, otra para el rezo diario y otra para la llamada a la oración. Eso no se da en Almería porque no hay mezquitas propiamente dichas", indica el vicecónsul. Los lugares de culto están en el puerto de Almería, en la plaza San Nicolás de la capital y en el barrio de El Puche; dentro del municipio ejidense en Las Norias, San Agustín y El Ejido; en Vícar y en Roquetas de Mar. En ninguna de ellas el imán elegido "democráticamente" cobra dinero por su función. El presidente de Atime en Almería, Hanafi Hamza, descarta cualquier atisbo de discurso radical en estos locales adaptados para el culto. "El islam es sencillísimo. A mí, lo que me preocupa no es lo que se dice en la mezquita sino lo que se dice fuera de ella. Los discursos radicales se hacen en la intimidad, no en un lugar de culto", razona. Dado que la comunidad marroquí alcanza ya las 40.000 personas en la provincia almeriense, cada vez son más las voces que demandan un gran centro de culto. Tanto el Ayuntamiento de Roquetas de Mar como el de Almería se han mostrado receptivos a la idea, si bien no hay todavía ningún proyecto en marcha. "En los tiempos que vivimos hace falta una mezquita propiamente dicha. Eso permitiría que las asociaciones trabajaran como lo que son, asociaciones", remacha Ajouli.

 - Granada. La población de religión musulmana puede oscilar entre 15.000 y 17.000 personas. Entre ellos, abundan los estudiantes que buscan formarse en la Universidad, fundamentalmente en Medicina y Farmacia. Según la Asociación de Estudiantes Marroquíes, cerca de 3.000 cursan sus estudios universitarios en Granada. La comunidad islámica cuenta con seis mezquitas reconocidas como tales por los fieles. La Mezquita Mayor, la de la Paz, del Temor a Allah, la de Masalical Jinan y la Mezquita Omar, repartidas por el centro de la ciudad y el barrio del Albaycín. La principal mezquita de la capital es la Mayor, situada junto al mirador de San Nicolás, e inaugurada en el verano de 2003 gracias a la financiación del emir de Sharjah, Jalid bin al-Qassimi, enriquecido por el petróleo saudí. Se estima que entre mil y mil quinientos musulmanes participan en las oraciones de los viernes. En la actualidad, el emir de la mezquita es Sidi Muhammad Al Kassbi, nacido y educado en la región del Sous marroquí. "La distancia y la austeridad nos han protegido de muchas corrientes modernistas que han infectado a las sociedades musulmanas con ideología de resentimiento y frustración", afirma. La segunda mezquita en importancia es la de La Paz, a la que acuden a orar cada viernes cerca de 400 musulmanes. Dirigida por un médico español de origen palestino, Abdul-Qader AbuHusni, ha saltado en los últimos días a la actualidad tras la detención de dos de sus fieles, los hermanos Bouchema, que han compartido rezos, oraciones y el mes del Ramadán con los fieles de este centro. La reacción del imán ha sido de sorpresa ante las detenciones: "A nuestros ojos, eran trabajadores y nada más". Además de las seis mezquitas, existen en Granada centros en los que se enseña el islam sin control alguno. "Hay garajes y casas en las que se reúnen grupos de jóvenes hasta para interpretar el Corán", afirma el propietario de una tienda de alimentación instalada en la Calle Elvira, el centro neurálgico para la comunidad musulmana. Estos locales que pudieran parecer sincontrol no lo son, ya que las fuerzas de seguridad tienen constancia de su existencia. "De alguna manera se les acosa, hasta hacerles perder la confianza en quienes acuden a las citas. De algún modo acaban teniendo pánico a los infiltrados y las reuniones no suelen durar mucho tiempo porque se consideran víctimas de un acoso al musulmán". Pero no sólo en la capital existen mezquitas. En la localidad granadina de Órgiva existen en la actualidad dos organizaciones islámicas: la táriqa Naqshbandiyya que lidera el sheij Umar Al Margerit y el Centro Musulmán Andaluz que preside Sidi Umar Coca.

 - Málaga. La comunidad musulmana anda estas semanas algo más que preocupada. Tras la detención de la red de 16 islamistas salafistas montada desde Nerja, y que supuestamente reclutaba y enviaba voluntarios para cometer acciones terroristas, los fieles se sienten centro de atención de todas las miradas. El jefe del grupo detenido, el iraquí Hiyag Maan Abu Sufian, mantenía contacto cercano con el jefe de Al Qaeda, Abu Musab Al Zarqawi, y acudía a la mequita malagueña de La Unión, donde desde entonces los asistentes a los rezos se han reducido a la mitad. El imán de la mezquita de Fuengirola, Mohamed Kamal Mustafá, es la referencia de los aproximadamente 50.000 fieles de la provincia. A su mezquita acuden a diario unas 500 personas, que se multiplican para la oración del viernes, la más importante. Kamal cuenta con un sueldo de la entidad jurídica que construyó la mezquita, para ofrecer cinco oraciones al día desde el alba, a las siete de la mañana, hasta poco antes de las nueve de la noche. En las diez mezquitas de la provincia, una docena de imanes oficiales dirigen la oración, pero en otras muchas ocasiones ésta es dirigida por imanes "esporádicos". En la capital se concentran tres mezquitas, y el resto están en la Costa del Sol occidental, salvo una situada en Torre del Mar. Tanto Marbella como Benalmádena cuentan con un par de mezquitas, y Torremolinos y Fuengirola con una cada población. Félix Herrero es, a sus 52 años, el imán de la mezquita de La Unión y explica que para ejercer de imán el único requisito es poder decir la oración: "Imanes los hay con doctorados e idiomas, pero también que no saben leer ni escribir. De todo como en botica". Para decir la oración y predicar el sermón, los imanes han debido firmar previamente un documento en el que se comprometen a respetar la Constitución y los estatutos de la asociación que funda la mezquita.

 - Sevilla. Están registradas oficialmente cuatro entidades musulmanes en el Ministerio de Justicia. En el barrio de la Macarena, donde se concentra buena parte de los residentes extranjeros, está abierta la mezquita conocida como de los inmigrantes. Su imán es Hassan Idrissi, que también regenta una agencia de viajes. La comunidad de españoles conversos se aglutina, sin embargo, alrededor de otra mezquita, ubicada en la plaza Ponce de León. Este grupo es el promotor de la gran mezquita que quieren construir en un solar de Los Bermejales, un proyecto con respaldo municipal, que cuenta con la oposición de la asociación de vecinos del barrio.

 - Huelva. En la provincia hay cinco mezquitas ubicadas en la capital onubense, Cartaya, Isla Cristina, Lepe y Moguer. No existe un censo de los inmigrantes que asisten a las mezquitas, pero según los cálculos de la organización Huelva Acoge, en cada mezquita pueden reunirse entre 30 y 60 personas. Las mezquitas de Huelva no se consideran radicales, según el presidente de Andalucía Acoge, Abderraman Essady. "Son musulmanes creyentes, practicantes, pero no radicales. Las mezquitas no son conflictivas ni problemáticas, son gente normal que reza, pero no preparan a posibles terroristas. En general tienen un nivel académico medio", explicó Essady. Los imanes son elegidos entre el colectivo de musulmanes. Por regla general, se elige a la persona que conoce mejor el Corán y la religión musulmana y los pilares del Islám. El imán recibe el dinero procedente de lo que recaudan el colectivo de inmigrantes que va a la mezquita. La mayoría son voluntarios y reciben una cantidad simbólica, por ejemplo en fechas señaladas como el Ramadán.

 - Jaén. En la provincia se localizan seis mezquitas para el culto de la religión musulmana, en su mayoría en la variante suní, en Jaén, Linares, Úbeda, Villanueva del Arzobispo, Martos y Guarromán. La mayor de ellas se encuentra en el barrio de San José de Linares, cuenta con dos imanes y está compuesta en su mayoría por una numerosa comunidad de pakistaníes (en torno a 400, lo que supone el 24% de la población inmigrante de Linares) que llegó a esta ciudad en la década de los años setenta para trabajar en las minas de plomo. Cuando éstas cerraron, muchos de ellos se beneficiaron de pensiones, y el resto desarrolla su actividad en tiendas y en la venta ambulante. En la capital existe otra mezquita en la calle Jorge Morales. También tiene un imán y se compone mayoritariamente de pakistaníes. Hasta hace poco había otra en la calle Valencia, pero se deshizo tras la detención de su imán. Más pequeñas que las anteriores son las mezquitas de Martos, Úbeda y la de Villanueva del Arzobispo. La primera de ellas, ubicada en la calle Carnicería del municipio marteño, tiene sus instalaciones en la parte trasera de la carnicería que regenta el imán de esa mezquita. Casi toda su comunidad la componen marroquíes, lo mismo que ocurre en las de Úbeda y Villanueva del Arzobispo, que también cuentan con un imán. La mezquita más reciente se abrió en plena autovía de Andalucía, en la A-4, en el término de Guarromán, pensada para el culto de los miles de musulmanes que cada año atraviesan la provincia de Jaén en sus viajes al norte de África. Se la conoce como Centro de Oración y Cultura y lleva el nombre de Jaima Park. No tiene imán. En las mezquitas de Jaén, la mayoría de los musulmanes son suníes, que se distinguen del resto por ser los más practicantes y creer "en todos los santos de Dios", en palabras del imán de la mezquita de Linares, el pakistaní Hussain Shadim, de 51 años y dedicado a la venta ambulante. Shadim lleva desde 1982 como imán, un cargo que se elige por acuerdo entre los propios musulmanes, aunque sin votaciones. En su caso, no percibe ninguna retribución económica, aunque en muchos otros casos suelen cobrar entre 300 y 400 euros mensuales. Los imanes dirigen las oraciones, y en el caso de Linares hay un segundo imán que sustituye al principal cuando éste no está e imparte enseñanza del Corán a una veintena de niños todos los días de la semana.

 - Cádiz. La población musulmana en Algeciras, donde hay dos mezquitas, puede alcanzar ya las 10.000 personas. Los imanes, al igual que ocurre con los de otras localidades, ocupan el puesto de forma altruista, menos en los casos en que son empleados del Gobierno de Marruecos. La formación de los imanes es adquirida de forma autodidacta en sus familias, en las mezquitas y en sus colegios.
 

EL PAÍS - 15-01-2006 
 
 
 -