PLEGARIA BREVE


Padre nuestro,

misterio del universo y de la historia humana, reconocemos tu presencia

y te damos gracias por el don de la vida

y por la esperanza en que es posible un mundo donde reine la justicia y la paz.


Nos sentimos partícipes de la evolución de la vida en este planeta y de la historia conflictiva de las sociedades humanas,

en la que tu Espíritu opera siempre de múltiples formas

y donde se ha manifestado a través de Jesús y su evangelio como llamada universal a una humanidad reconciliada.


La vida de Jesús, entregada a hacer el bien y librar del sufrimiento, no terminó con su condena a muerte en la cruz,

sino que se ha transfigurado definitivamente,

y resurge como un clamor por la justicia para las víctimas de la historia, como denuncia de cualquier clase de barbarie y deshumanización.


Por eso, con todas las personas de buena voluntad,

que a lo largo de los tiempos han contribuido a mejorar este mundo, te alabamos diciendo:


SANTO...


Santo eres, verdaderamente, Dios de la humanidad

a la que llamas a una plena liberación y realización humana: Nos reunimos para compartir estas ofrendas de pan y vino, abriendo nuestro espíritu a la inspiración de tu Espíritu, que lleva al cumplimiento de las antiguas promesas,

que nos hace libres de la religión alienante,

de la sumisión a cualquier clase de ídolos e ideologías,

a fin de que asumamos como adultos nuestra condición humana meditando en nuestro interior la vida y el mensaje de Jesús de Nazaret.


Como comunidad cristiana, recordamos

la última cena con sus discípulos, cuando Jesús

Cogió un pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros.

Haced lo mismo en memoria mía.

Después de cenar, hizo igual con la copa, diciendo:

esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre. Cada vez que bebáis, haced lo mismo en memoria mía.


Por eso, estamos celebrando ahora

la memoria de la vida y la predicación, la pasión y muerte de Jesús, y el misterio de su elevación junto a Ti,

que son fuente de sentido a nuestras vidas.

Te damos gracias, Padre, por las oportunidades de participar en las tareas de construir un mundo más humano.


Que tu Espíritu de verdad, libertad y amor

unifique los esfuerzos de todos los cristianos de cualquier confesión, de todos los creyentes en el verdadero Dios, sea cual sea su religión, y de todas las personas movidas por la esperanza,

para hacer nacer y crecer una civilización de convivencia global en paz, fundada en los derechos humanos y en el amor fraterno.


Hacemos presentes a todos los seres humanos dispersos, en especial a quienes más sufren:

a quienes padecen enfermedades, guerras, opresión, desempleo o miseria.


Recordamos también a quienes ya terminaron su vida, confiados en tu infinita bondad.


Concédenos vivir día a día al amparo de tu amor,

Tú que permaneces más allá del correr de los tiempos,

y creas siempre nuevas posibilidades para el presente y el futuro de la humanidad.


Desde nuestro momento histórico y personal, te alabamos Dios Padre misericordioso,

por Jesucristo, nuestro hermano y maestro, y en comunión con el Espíritu Santo.


Amén.